martes, 6 de junio de 2017

La Yerra

La llama oscura
que prende
un quejido
cabeza a bajo
cuerpos enterrados
se hicieron una arboleda
conversos madre tierra.

Plantados al sol de alto voltaje
nos negamos a la masacre hiedra
nos negamos a la afonía mustia
nos negamos al genocidio
de las horas prohibidas
de los abrazos no deseados
de una fosa común pintada de azul
y que retornen
y que retornen
todas las canciones hundidas en el viento
todos los niños sin pasaporte
todos los puentes
y un abanico de alambres
para las bocas marchitas
para los corazones sin arritmias
para todos los malvados
que conocen
la yerra.

1 comentario: