domingo, 14 de mayo de 2017

GRITO DE GUERRA



La eterna voz velada de las hormigas
se retuerce en los barrancos
de piel arrugada
en estrías de lengua tapiz
y caen despacio del cielo
lagunas de su martirio
aquel tormento granizo
que apagaba con piscofármacos.

Heridas color púrpura
dibujadas en techos
de habitaciones anónimas
paredes rostro pálido
y caen despacio del cielo
cánticos reptiles
que trepan por la pierna
hasta el océano
quema ropa.

Tengo el pecho
cubierto de saliva
y caen despacio del cielo
mis antepasados
una consecuencia
de gramos azar
en la pecera tierra
dónde las niñas me gritaban fea
dónde los niños me gritaban fea
dónde ahora yo les grito.

Les grito
hasta quedarme lluvia
deshacerme soplo
y con un par de cuerdas
ataré mi cuerpo redil
bajo el manto caricia
reclamo insurgente
de todos los nudos
que crecen de nuevo.

Y los lazos
serán entonces
una extensión
de mis brazos dibujados
en el horizonte de la muerte
por todas las veces
que me ha matado
ahora
y sólo ahora
seré desastre cáustico
vientre aborigen
grito de guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario