domingo, 16 de abril de 2017

El auspicio

Al fin nos encontramos.
El auspicio
de dos gargantas
tendidas al sol
que no dejan de llamarse
que no abandonan la búsqueda
un sed llena de cal
que nunca cesa
la tortura de la inexistencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario