martes, 21 de marzo de 2017

Manchas

El olor de las luces oscuras
en mi vientre.

Los ángeles caídos
hacen corro
a la salida del colegio.

Una presión tan fuerte
que la tinta de los tatuajes
chorrea.

Y sólo nos quedan
los cuerpos amontonados
en buques de hormigón-guerra.

Caer en la desaparición
de los rostros
hechos de manchas negras.

Las paredes rociadas
de inmortalidad.
Los estragos de la vejez
pintándose los labios.
La ira devastadora
la mandíbula ametralladora
ejecutando
a los ojos rehenes.

Y un banco de sal
y un banco de sal
en el océano - pupila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario