martes, 7 de febrero de 2017

RECONOCERTE

Las veces que hablo
y no obtengo respuesta.
Las veces que
aguardo en silencio
una caricia.

Y sin esperarlo,
ante mí
encuentro
un remolino de viento
un pellizco de azahar
un tesoro en forma de aire.

Da igual que el pelo se despeine
que sea tan fugaz
que ni quiera haya tiempo
de asimilarlo.

Siento el tacto de tu aliento
en cada bocanada
soplo
brisa
silbido.

Me detengo.
Contemplo el tráfico.
Miro el cielo.
Estorninos bailan. 

Así te reconozco.
Así te siento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario