domingo, 8 de enero de 2017

EL ODIO

Excavar el cielo,
abrir de par en par
todas las cloacas
y plantar
nidos de locura
alfombras de cadáveres
con olor a sexo y nicotina.

El horror de los transeúntes
hechos de barro
con una veintena
de razones para volver
a besar los muros agrietados
que una vez nos separaron.

Y así,
despellejados
cuerpos mutilados
fundirnos en el silencio
que aniquila
nuestra condición
más miserable.

La vergüenza es un trámite,
el odio un temblor inhóspito
que sale por la boca-rifle
para morir otra vez
en ningún lugar
que todos habitamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario