miércoles, 7 de diciembre de 2016

Soñadores

El clamor
de los enchufes estropeados
se siente
teñido de estatuas
deidades desconocidas
que dejan la palabra amor
en segunda fila
al fondo
detrás de las cajas
detrás del cuarzo punzante
al lado de un foco
que sólo ilumina
la oscuridad perpetua
en los ojos de la lluvia
en los ojos del fuego fatuo
en los ojos de la madre selva
en los ojos de la revolución
y las manos
hechas de arroz y barro
se funden en abrazos cruz.

Así los espejos 
nos retiran la palabra
esquina
gruta.

Porque el sueño
no existe sin soñadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario