miércoles, 5 de octubre de 2016

Convulsiones

Expulsas tu aliento de humo
sobre mi cuerpo.

Siento como los contornos
se difuminan.
Claudican los disparos
en bocas donde habita penumbra.

Así lentamente.
Sin mediar palabra.

Fricción.

La piel se deshace
en perlas de aceite
tiras de fuego
sudor metálico.

Tengo odio
entre los muslos.
El amor lo guardo
donde no puedas tocarlo,
donde se acumula
el alquitrán
la saliva
la herida
las cenizas de mi otro yo
el animal vagabundo
el hambre deshabilitada de mármol
la cortina convulsa
que se atraganta con el aire.

Y un chasquido.
Otra bala
crujido
garra
moradura
flecha
punzón.

Yacemos presas del temblor,
la sacudida y el espanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario