sábado, 15 de octubre de 2016

A mi padre




Dadme, dadme, claveles rojos.
 de mi Andalucía.
Claveles con olor
a clavo
canela
y limón.

La lavadora da vueltas.
Se corta con un cuchillo fino
la ausencia
el silencio
recuerdo.

Tenemos un espejo sin cristal,
y puertas tapiadas de dolor.

Encima de la mesa
rayos de madera
con manchas perpetuas de sal.

Dadme, dadme, claveles rojos.
Claveles de mi Andalucía.
Claveles con olor
a clavo
canela
y limón.

Vestido color angustia
ráfaga
crujido
espanto.

Amarramos el viento
en cuatro heridas.
Un hilo y aguja
para tanto desespero.

Trozos de cielo
un mar furioso
la lluvia escupiendo.

Parece que no acaba
lo que empezamos a enhebrar.

Vuelcan los anillos
farolas y bancos
con esperanza de frío invierno.

Dadme, dadme, claveles rojos.
Claveles de mi Andalucía.
Claveles con olor
a clavo
canela
y limón.

Guardamos cada nota del pentagrama
en una canica
en un matojo
en un tejado
en una cascada de octubre.

Todos los días
todos los rostros
todas las horas
todo de todo
son miércoles.

Pero estate tranquilo.
Te dimos, te dimos claveles rojos.
Claveles de tu Andalucía.
Claveles con olor
a clavo
canela
y limón.

Iris Almenara.

1 comentario: