sábado, 13 de febrero de 2016

Kintsukuroi

Lo he decidido, Kintsukuroi formará parte de mi piel.
Porque a veces me he roto, quiero decir,
que a veces me rompo.

Y también rompo a los demás.

Pero no importa, porque al menos he aprendido.
Mirarte siempre ha sido como ver un espejo contra espejo.


1 comentario:

  1. (Y los espejos nunca se rompen sino como una metáfora de la tragedia.)

    ResponderEliminar