domingo, 28 de junio de 2015

Re-construyendo



"El andar condicionaba la mirada, 
y la mirada condicionaba el andar, 
hasta tal punto que parecía 
que solo los pies eran capaces de mirar." 

(Robert Smithson)





Vuelvo como una cerilla apagada
pero vuelvo
para volver a encenderme.

Y duermo sobre tus ojos cerrados,

Y el sol brilla en claveras de mármol
en las puertas de la libertad.

ahuyentado las pesadillas de tus sueños.

mientras nos besamos

en las puertas de la libertad. 


*

A veces hay qué cruzar el límite. Traspasar esa línea que nos mantiene enteros. 
Romperse cómo un jarrón, pero no como uno cualquiera. Si no como el jarrón que tiene mi madre, o tu abuela. Como ese jarrón barato que es una gran herencia familiar. 

Y cuando los trozos están en el suelo, cuando estás hecho trizas, cuando piensas que es el final. Y lo único que respiras es angustia.

Es entonces, cuando paras. Lees la señal de Stop.

Te metes una cereza en la boca y la saboreas. Es ahí donde empiezas a disfrutar del momento. 

Y poco a poco después de tanto drama, de tanta locura. De tanta mierda. Recoges los trozos del jarrón. Llegados a este punto hay dos opciones: Tener paciencia, constancia, y esmero para pegar trozito a trozito, para que el jarrón vuelva a estar unido. Y ante todo se necesita amor, mucho amor para que las piezas encajen de nuevo. 

Parece una reflexión del maldito Cohelo pero no, soy yo que me tomo demasiado Triptofano. La otra opción después de recoger los trozos es tirarlo a la basura, quizás la opción más fácil y poco honesta. 

Vamos a pegar los trozos del jarrón, quedará diferente aunque intentemos que no se note, pero conservará su esencia. Y si algún trozo se despega iremos a comprar más superglú (esto ya es coña). En definitiva, hay que luchar hasta cuando ya todo parece definitivamente roto.













4 comentarios:

  1. Quien vuelve quiere recuperar algo o a alguien, así como el jarrón ese, que después de roto, hay necesidad de recuperarlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Ajá!, la puja del romper y no correr.

    ResponderEliminar