viernes, 6 de febrero de 2015

Identidad


 
Escucho tus latidos
como se escucha el rugido del mar.
Tópicos en outlet.

El olor a fresas con leche y canela,
y la ciudad que no se detiene ante nada ni nadie.

Sepultando esperanza en montañas de cojines.
Habemus Ikea.

Todo en masa, luchando por conservar nuestra identidad.
Y aún así parecemos fabricados en serie.

Hay sentencias tan firmes como
los edificios de enfrente,
quiero hundirme en tu cuerpo
y no salir hasta mañana.

3 comentarios:

  1. y aún así parecemos fabricados en serie, y en la frase sobre el parecemos...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Nada se detiene por nadie. Solo nos detenemos nosotros.

    ResponderEliminar
  3. de algunos poemas, de algunos cuerpos, no quisiéramos salir nunca.

    ResponderEliminar