jueves, 1 de mayo de 2014

Réquiem a las cabinas telefónicas



 
Viejas y solas como el último cigarrillo de una prostituta
antes de que su parada cardiaca le deje apagarlo,
quemándose la piel arrugada de tanta desgracia.

La vida y la muerte arden como nuestras bocas.
Cenizas somos.

Silenciosamente quietas en mitad de la urbe.
Crucificadas en un paisaje cínico de edificios hambrientos.
Bárbaros burocráticos con traje.
Como el árbol mustio que intenta abrirse paso entre la guerra de asfalto.

En peligro de extinción. Como tú.
Y a nadie le importa.

El hormigón sostiene la poca dignidad
de quién os contempla en la estación de tren.

La escasa compañía son ojos extraños.
Los niños interrogan a sus padres sobre vosotras.

Ya ni siquiera se esconden pervertidos,
ni se masturba el del servicio técnico.

La soledad son cristales rotos.

La era tecnología ha escrito vuestra lápida.
El capitalismo dejó tatuajes
que sobrevivirán al holocausto android.

Los años han dejado cicatrices en vuestra piel,
símbolos inconexos y jeroglíficos
que fueron promesas de amor
o simples delirios pornográficos.

Ahora sois retretes improvisados
de borrachos indefensos sin erección ni blanca,
y a veces yonkis intentan llamar pero nadie contesta.

Cuantas historias se acumulan en vuestra cálida epidermis,
el tiempo son grietas de plástico.
Recuerdo que envíe sms
apretando teclas duras y pegajosas
por 21 céntimos.

El vacío en vuestro interior es sepultura.

Calláis porque la ciudad es una ingrata fulana
que no merece vuestro grito.

Porqué los humanos solo sabemos de destrucción.
Y de sexo entre comedia y drama.

Dignamente os estamos asesinando,
dejando que los únicos que os abracen sean los mendigos
que en noches frías se refugian en vuestro interior
tan derrotados como una víctima de violación.

3 comentarios:

  1. Ese uso de metáforas sucias y grotescas que hacen que el ASCO sea palpable.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Desgarradora poesía, tan dolorosa como la realidad misma de este sistema inhumano.

    Un abrazo

    ResponderEliminar