miércoles, 9 de abril de 2014

Bienvenida







A Núria.


Las luces de la ciudad se extinguen como elefantes. 

Alumbramos vida como antorchas en los ojos. 

Y sórdidamente aspiramos la combustión nocturna de la rutina.

Damos la bienvenida a la sonrisa pura, 
que inesperadamente desata un atisbo de cordura inocente 
en este mundo manchado de café con gotas de licor dulce.

3 comentarios:

  1. Frágil y delicada criatura que despierta los instintos más salvajemente protectores que nos podamos imaginar.

    Fuerza y amor, para días duros y maravillosos.

    ResponderEliminar
  2. La rutina arde cada noche para renacer ocho o nueve horas después. Pese a su brevedad, la vida nocturna es la que me da la vida.

    Abrazos, bella.

    ResponderEliminar
  3. Sí, lo valiente hoy es sonreír.

    Besazos :D

    ResponderEliminar