jueves, 20 de marzo de 2014

Hermosos desastres

 

 "Todo lo que no es textual es castrable” 
Severo Sarduy



Parece que el asfalto grita de dolor,
vertemos adioses con olor a pólvora.

Mis letras tienen restos de metralla.

Te adentras en mi sexo como si fuese el infierno,
y al mismo tiempo otro niño palestino ha muerto.

La justicia en Gaza son infancias bombardeadas.

Todo está plagado de hermosos desastres cotidianos
como las manchas de cal sobre los grifos.

Nos gobiernan cínicos con lenguas atrofiadas
de vomitar tantas inflexiones crudas.

Desteñimos sueños hilados en un amasijo de hierro.

Soy la desesperación en tus labios.

Inhalo poesía,
se me mete profundamente sobre el ombligo,
roza mi clítoris hasta que la vómito en forma de orgasmo.

No es un asesinato, es supervivencia.
Por eso mato metáforas.

Mis zapatos son mis únicos jueces.

Te condené al exilio de mi mirada,
por gilipollas, y lo sabes traidor.

Un mendigo me insulta y apenas le entiendo,
tiene grietas en los ojos de mirar adentro.

Compramos kilos de paz que se hunden
en los océanos de tus huesos.

Entonces logras derretir la música
y como brújulas desorientadas bailamos.

Bailamos detrás de la muerte
para poner una excusa más
en este lúgubre paisaje
de luces y penumbras.

7 comentarios:

  1. Quizás no guste a ciertos paladares pero este poema, crudo, es como la carne: pura verdad, sangre...

    ResponderEliminar
  2. La metáfora "mirar adentro" me ha conmovido. Un poema visceral, sangriento (como dice Diebelz). Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Has puesto una imagen de una ambigüedad fascinante, y luego entras con la vital fuerza de la palabra que sacude, y bueno, finalmente esa música que hace posible estar en otras dimensiones.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Y cómo brújulas desorientas bailamos. Mmmmmm. Y todo sigue igual. Me refiero al contexto del poema.
    Qué foto tan rara y hermosa a la vez.

    ResponderEliminar
  5. Esa furia dota de sentido a tus palabras.

    Beoss

    ResponderEliminar
  6. Muy bestia, se puede sentir cada metáfora.

    ResponderEliminar