viernes, 16 de agosto de 2013

Desde la hamaca




"El hábito da un sabor agradable a todas las cosas 
y nosotros medimos los derechos a las cosas
 por los placeres que nos proporcionan."
F. Nietzsche


  
Y ahí, desde la hamaca es donde el mundo se para.

Se mueren los frívolos,
las nubes apuñalan el cielo,
te doy mi silencio por cada beso.

Tu boca y la mía juegan a odiarse,
para luego acabar atrapándose,
telarañas de saliva.

Extrañamente feliz.

No hay vértigo, sólo tu ombligo.

¿Dónde olvidamos la h? Nos ocurre como a Córtazar.
No importa. Es verano. Ya volverán las consonantes.

Aire en las venas,
poca ropa,
tu piel y la mía se tocan.

Poesía bajo la epidermis.

El atardecer es la muerte,
y la noche otra fulana.

Nosotros, ingratos,
meros espectadores ignorantes,
del acto más sagrado consumado
ante los ojos del universo.



5 comentarios:

  1. Al paso de miradas y tocamientos, y de salibeos en telas de araña, ya lo creo que se moverá otro mundo, en la hamaca de tu espacio cuerpo.

    En fin, grato el texto como el epígrafe mismo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Mmm... Sí, así da gusto el verano...

    ResponderEliminar
  3. La magnitud del ocaso.

    "y la noche otra fulana" y Miles Davis <3 uffff!

    ResponderEliminar
  4. Es grato mirar el verano con tus ojos... a mi me gustaría verlo así... Un beso Loba.

    ResponderEliminar
  5. Miles Davis, increible...como tu intensidad poetica!!

    besos enormes

    ResponderEliminar