martes, 14 de mayo de 2013

Cenizas de terciopelo

 
El lamento del héroe, la alegría del vencido.

Y los pájaros cantan desde su tumba.

Confluyen nuestros cadáveres frente al estercolero moralista de la mediocridad.

Se vistió la noche de loba.
El terciopelo se convirtió en ceniza acumulada en paredes de cal.

Crucificados por el ombligo la humanidad vomita oxigeno.
Respiramos la locura de nuestras voces.

Nos lanzamos al vacío pensando que la poesía teñiría de libertad esta tierra de nadie.
Y así es como los aplausos se convierten en el eco más preciado y sufrido.

La esencia de un beso contenido se impregna en tu mirada.
Somos tan vulnerables.

Los dioses me castigaron con la ausencia,
busqué la perfección y enredé mis manos entre zarzas
para que el silencio fuese soportable.


4 comentarios:

  1. Y que menos que darte las gracias por tus magnificas palabras fuente de inspiración siempre

    ResponderEliminar
  2. El ser vulnerable hace posible, a veces, tocar y acariciar lo más hondo de la vida.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Hola reina, me parece que estamos las dos igual de mal de tiempo, o en mi caso, de tiempo y de inspiración. Un gusto leerte.
    Besos Medusa

    ResponderEliminar
  4. este sistema nos succiona,

    cuesta mantenerse, pero no hay otra manera de superarlo.


    Para eso compartimos nuestros escritos.



    Un beso guapa!

    ResponderEliminar