lunes, 4 de febrero de 2013

Tiempo de angustia

El tiempo nos detuvo. Las migas de pan caían de los bolsillos.

No importaba nada, nada excepto vivir.

La angustia nos aferró a esas cuatro paredes.

El vómito se hizo tierra, y yo quería morder la tierra pero no podía.

Todo el universo está condenado a la muerte,
pero somos frágiles luces que se sumergen en la oscuridad.

No sabemos apreciar nuestra luz hasta que la llama se apaga un poco.

Una ráfaga de viento puede hundir o levantar.

Los recuerdos nos comen vivos. La crucifixión siempre es dolorosa.
La mentira siempre es dolorosa. La verdad siempre es dolorosa.

Y ahora, cuando su mente no distingue entre el tiempo y el espacio,
cuando su cuerpo se tambalea, cuando el miedo le desvela,
es ahora cuando estamos a su lado.

El sufrimiento compartido es menos sufrimiento.

Volverá con sus fábulas, con su rutina y sonreirá cuando todos brindemos por él.

17 comentarios:

  1. Aferrándonos a tierras yermas es difícil ver crecer plantas...
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. El sufrimiento compartido es menos, sí. Y volverá con sus fabulas, claro que lo hará. Un abrazo de ánimo.

    ResponderEliminar
  3. formemos una hermandad del dolor.


    Besazos guapa!

    ResponderEliminar
  4. Es una de las cosas que nos une (nos iguala). Hay quien afirma que el dolor nos hace más hijos de puta. No sé. Creo que también hace que compartamos cosas que antes nos eran ajenas.

    Alalai tiene siempre ese punto de lucidez impagable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor nos hace más fuertes, pero no dejaremos de ser débiles. Un abrazo y gracias!!

      Eliminar
  5. De inicio a fin. Perfecto.
    He extrañado leerte, espero el loco cese de abrazarme y me deje de una vez libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo un loco al lado... De perfecto nada!!! jaja no me gustan las cosas perfectas. Besos!

      Eliminar
  6. Alguien parece estar sobre el filo en estas letras... si es real, ánimo... si no lo es, tremenda poesía que dibuja el trance del dolor, pero también del amor que sienten los que quieren al que sufre... Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es real. Gracias, ya ha vuelto pero el dolor es igual. Un beso grande

      Eliminar
  7. Bua, la verdad es que me ha impresionado. Aunque haya personas que prefieran sufrir solas tarde o temprano echaran mano de alguien de alrededor. Las penas son menos cuando se comparten.

    Me quedo por aqui :) te sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!! :) Muchas gracias, y sí son menos compartidas. Un abrazo y ahora te leo!

      Eliminar
  8. Pues sí, es importante estar acompñado en el sufrimiento..y en la alegría.
    Besos Medusa intensa

    ResponderEliminar
  9. la necesidad de un hombro o una ráfaga purificadora siempre es reconfortante.
    Pero el pozo también tiene sus posibilidades

    ResponderEliminar