jueves, 14 de febrero de 2013

El exilio de las palabras



Renuncié a grandes palabras vacías.
Fijé los ojos en el abismo, en el eterno eco de amantes cínicos.
Bebí agua de lluvia y lloré sobre mi propia tumba.

La deshumanización se hizo carne y con ella bailaban vientres.

Somos espejismos convertidos en polvo.

Hablale de revoluciones a mi vagina
que ella gime metáforas y luego las olvida.

Para los poetas no existe redención,
nos queda solo el exilio de las palabras,
el mar hueco de sílabas,
la colisión frágil que destruya el planeta.

Explotará el horizonte al besarte.

8 comentarios:

  1. La redención ha de ser, probablemente, el camino para quienes buscan incienso y beatificación.

    Saludos desde la imposible metáfora

    ResponderEliminar
  2. Me recordaste a Melancholia con esa frágil colisión.
    Somos espejismos que beben agua imaginaria.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Es sumamente triste y bello a la vez... como siempre contigo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Nos queda solo el exilio de las palabras

    Creo que me quedo con esa frase

    Me ha gustado :)

    ResponderEliminar
  5. "Háblale de revoluciones a mi vagina
    que ella gime metáforas y luego las olvida"

    Porque eres tan grande, como es que siempre consigues transmitir tanto en tan poco.
    Impresionante como siempre

    ResponderEliminar
  6. "Para los poetas no existe redención"... este verso me llega especialmente hondo hoy Loba, estoy hecho polvo... Eres autentica... ¿Lo sabes no?. Besos.

    ResponderEliminar