martes, 22 de enero de 2013

Folios blancos




Atrapada en tu barba. Caen los sueños del cielo.
Llueven en tu lengua palabras de otros tiempos.

Pólvora en las manos, el pecho rebasa aire y caemos en círculos.

Los árboles se desgarran de frío, cae la luna en un charco y se rompe en mil pedazos.

Es entonces cuando la quietud me paraliza, el cuerpo se retuerce, ya no soy yo, soy solo el espectro de lo que quiero ser. Me transformo y aúllo, aúllo con todo mi ser, con toda la fuerza de los siglos, mi cuerpo me atrapa en este tiempo.

Viento en el corazón y fusiles atravesando los ojos.

Me besas y parece que el mundo vaya a estallar en mil mundos. El universo está atrapado en tu mirada triste. Te quiero tanto que cada lágrima es testigo de tu música.

No será en vano nuestra lucha, no será en vano nuestra rebelión. Los atraparemos en sus propias jaulas y pagarán la sangre inocente que llevan sus corbatas.

Entramos en trance y las paredes desaparecen. El olor del océano nos hace vulnerables, somos círculos en mitad de la nada, quiero gemir hasta desaparecer.

El estado ejerce violencia social, nos están robando dignidad.

Folios blancos como tus parpados. Hiciste de la penumbra el ocaso de mi sonrisa. Hiciste de mi tormento, el refugio más sagrado.

No cierres los ojos, esto es el comienzo.

7 comentarios:

  1. Me encanta esa capacidad de juntar la perspectiva humana de la perspectiva de la humanidad.
    como siempre sigues siendo una fuente de conocimiento y las ideas llegan cuando te leo

    ResponderEliminar
  2. En el rompimiento está el fondo de lo que buscamos; a veces por reconstrucción, y otras por desconocimiento.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Amor y guerra, cariño y reivindicaciones... La aventura de ser joven y luchar por un ideal... desde luego, si estais en ello, sois los más afortunados de la tierra... Besos desde el exilio Loba.

    ResponderEliminar
  4. Tus letras son el pensamiento y el sentimiento de muchos, de tantos como yo que no sabemos expresar la rabia contenida o el deseo de empezar a cambiar las cosas. Alguien me dijo una vez que poco podíamos hacer, pero que mientras nos dejaran, no pararía de gritar. Y eso tú lo haces de manera magistral. Besos varios!

    ResponderEliminar
  5. Medusa, tenía mono de visitarte...pero entre averías y poco tiempo...me pierdo tu intensidad!!

    besos

    ResponderEliminar
  6. El tormento es nuestra salvación! la enemiga es la apatía!

    Y no, no será en vano; mirá el amor.


    Un besoteeee!

    ResponderEliminar
  7. Si el olor del océano nos hace vulnerables, entonces aún hay espacio para la esperanza.

    Hacía tiempo no leía nada tan bonito.

    ResponderEliminar