lunes, 15 de octubre de 2012

Elegía a Aida La Fuente


Cuando el frío golpeaba en las calles con impaciencia;
cuando las balas eran heridas por el sordo disparo de la pólvora;
cuando Oviedo era un pájaro o un cadáver abandonado,
entonces fue.

Cuando sobre una acera quedó aplastado un arroyo de sangre
recientemente derribada;
cuando el odio se encaramó en las vallas, subió a las torres, rugió en las minas;
cuando la muerte acechó impasible, con su pico de acero, en las esquinas y en los tejados;
fue entonces.

Escuchadme.

Eras viento presente con tu sonrisa y con tu mano, yo lo recuerdo.

Ibas, venías con un agua en la boca, con un aliento en la mirada.

Eras aire, cabello, rosa o estallante explosivo.
Eras algo que hierve. Corazón o presencia.

Escuchadme, escuchadme; yo lo sé y os lo digo.

Dominabas las balas y alejabas a la muerte.
Le vendabas la herida , le apagabas la sed,
le cerrabas los párpados al muerto sobre la tierra removida con la cintura reventada,
cuando la fría mano del enemigo arañaba la última piel de un pecho tumefacto que se hundía,
de un horroroso mundo detenido en la noche como un crimen.

Podéis creerme.
Nadie gritó más fuerte la injusticia del universo, la alegría de otra existencia.

Aún las calles de Oviedo se estremecen bajo tu voz ensangrentada.

Aida Lafuente, Camarada,
¡los obreros de España te proclamamos nuestra madre!

-Pascual Pla y Beltrán-

9 comentarios:

  1. Precioso homenaje! ;)

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  2. Grande. Ganas inspiras de salir a calentar manos frías.
    Me encantó: la forma, la palabra... Ah, las musas!
    Besines

    ResponderEliminar
  3. querer decir que es algo grande, pero que mi alma atormentada no me permita decir nada alegre tras leer esto

    ResponderEliminar
  4. Hay admiraciones compartidas, revolucionaria, tejedora de alegorías. Hay mucho que aprender cuando se mira hacia atrás, ojalá todos pudiéramos. Precioso. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  5. No es posible el frío cuando el corazón arde y cuentan manos y brazos para romper la soledad en mil añicos luminosos.

    Un beso emocionado.

    ResponderEliminar
  6. Era alguien tan poderoso como admirable. Ojalá conociese a alguien así...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Minetras no quites el plug amarillo no lo sentiré.

    ResponderEliminar
  8. Verdaderamente hermoso. Besos, Belleza

    ResponderEliminar