jueves, 11 de octubre de 2012

Cementerio de elefantes



Explotará la luna muda en mi boca.

Convertiré cada verso en un fusil,
haré gemir a la noche secuestrada.

Los ángeles caídos se drogaban en la acera,
charcos de muerte y gris asfalto.

La vida olía a pólvora rozando la sien.

Cae la noche y salen los locos,
poetas y borrachos, todos insomnes
como elefantes viejos que se alejan al morir.

No tendrán suficientes grilletes
para nuestras lenguas, para nuestros puños.


9 comentarios:

  1. No pueden encadenar nuestras voces :)
    Precioso, como siempre, Lobita.

    ResponderEliminar
  2. Sólo el primer verso tumbaría a la legión de gilipollas que rige nuestros destinos. Si supieran leer, claro.

    ResponderEliminar
  3. DIOS DIRECTO, CONCISO Y A LA SIEN rebientacabezas
    MUY MUY MUY MUY MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUY BUENO
    en serio:
    los ángeles caídos se drogaban en la acera,
    charcos de muerte y gris asfalto.

    DAME TU MENTE QUE LA QUIERO ENTERA

    ResponderEliminar
  4. "Cementerio de elefantes" me recordó a Elsa López.
    Un abrazo, siempre.

    ResponderEliminar
  5. Mientras haya voz, nada importan los grilletes. Hay cosas que aún no pueden ser encadenadas. Muy bonito, besos!

    ResponderEliminar
  6. 1. La foto me requeteencanta.
    2. Tú y tus himnos más.
    Besos

    ResponderEliminar