lunes, 24 de septiembre de 2012

Miserias



Rugen las paredes llenas de hambre,
olvidamos que solo somos carne.

Ceniza, tras ceniza, no hay nada.

Tengo ganas de incendiar la casa.

Ocultamos la miseria bajo sábana,
cuando la miseria nos hace humanos.

Me esconderé en tu mirada
para que el viento no me arrastre.

Te hablaré ebria de madrugada
para que el suelo se impregne de mi aliento.

Robarás la última nube del cielo
y se romperá la luna en sonrisas.

Lloraremos en silencio,
y clamarán auxilio las lámparas.

Poesía, arrojaremos versos al mar
para que mueran en el olvido.

La tristeza son hilos de lágrimas
colgados en el abismo
cayendo en ningún sitio.

Cuando la vida me pesa,
arrastro los pies.

La palabra se hizo música,
y el humano se convirtió en extraño.

25 comentarios:

  1. Eres algo mucho más hermoso que solo carne. Tu poesía te refleja...

    ResponderEliminar
  2. Una preciosa forma de expulsar tus miserias.
    los versos:
    ocultamos la miseria bajo sábana
    cuando la miseria nos hace humanos.
    ME HA ENCANTADO Y ME HA PERTURBADO

    ResponderEliminar

  3. Impactante imagen.
    Y tus palabras, letales y bellas. Vibrante poema.

    bsos

    ResponderEliminar
  4. Y de la desesperación... al silencio colmado con música. Perfecta caída en ese arte llamado Piazzolla.

    Ahbrahzohs.

    ResponderEliminar
  5. Muy otoñal el poema encuentro, y nuestro queridísimo Piazzolla cómo nos toca el alma dios!

    La vida no deja de pesar nunca, pero podemos optar por cambiar de postura, ir pasando o paseando el peso de lado a lado hasta que parezca que bailamos.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado eso de que parezca que bailamos, aunque a mi se me da fatal, soy totalmente arritmica jaja. Un beso guapa!

      Eliminar
  6. "La palabra se hizo música y el humano se convirtió en extraño".
    Cómo me ha gustado eso...
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Querida, es simplemente brutal! ;)

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  8. Qué maravilla, como te superas día a día!!
    besos

    ResponderEliminar
  9. Mejor arrastrarlos que dejarlos quietos. No creo que los versos se olviden en el mar, te sorprendería saber dónde quedan... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo... Los versos arrojados al mar, a veces llegan a costas perdidas y hacen compañía a los náufragos, de hecho, aquí estamos unos cuantos degustandolos... Besos Loba...

      Eliminar
    2. Gracias Galia algún día volaremos, ya me gustaría saberlo! jajaja Besos!! Lazaro, un beso naufrago muy fuerte y gracias!

      Eliminar
  10. ¿Y si arrojo el mar
    a esos versos para que
    las cenizas ardientes
    de las lágrimas del abismo,
    rompan la luna llena en pedazos?
    ¿Qué?
    saludos.
    m.i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta, pues nos quedaremos sin luna llena y tendremos una mitad de luz y otra de penumbra! Besooos!

      Eliminar
  11. Los rituales de la carne anuncian abismos de cenizas blanquecinas, la materia de la nada, ese polvo apenas significativo que antes han sido las cosas más hermosas y singulares. Nada se pierde, ya sabes. Tú quedas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, nada se pierde todo fluye, cambia... y retorna, el eterno retorno, quedo yo, quedas tu, quedan ellos. Besos!

      Eliminar
  12. Me voy a quedar con "cuando la vida me pesa, arrastro los pies" Me ha gustado tanto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar