sábado, 8 de septiembre de 2012

Al final lo único que me queda es la música y mi soledad.

13 comentarios:

  1. Esas dos viejas amantes jamás nos abandonan.

    ResponderEliminar
  2. Lobita, yo estoy contigo y te mando un abrazo desde mi lado de la red :)

    ResponderEliminar
  3. Tchaikovsky es buena compañía ;)

    Parte siempre de la soledad, de ahí siempre surgen cosas buenas y no por necesidad.


    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) gracias por la reflexión, tienes razón. Gracias guapa!

      Eliminar
  4. Con Tchaikovsky nunca puedes encontrarte sola...:)

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo en que Tchaikovsky es sublime, en que la soledad, extrañamente, llena muchos vacíos. Pero siempre hay mucho más, siempre queda más. Y si no me crees, poco a poco, lo irás descubriendo. Un beso infinito, de esos que sí se quedan.

    ResponderEliminar
  6. Con un tercio de esa soledad me conformaba yo.
    Ya quisiéramos muchos arrastrar una sombra de soledad como la tuya y abrigarnos frente a las tormentas con semejante capa y allanando espacios con música tan especial...

    Beso.

    ResponderEliminar