viernes, 6 de julio de 2012

Refugiados en el limbo



Reciclaré mis sueños
hasta que la revolución se proclame
y el pueblo salga a la calle.

Noches eternas soñando que tu ausencia
se transforma en la almohada y me mata.

Los versos me nacen del útero
igual que mis convicciones comunistas,
mi naturaleza es ser insumisa.

Cuando hacemos el amor entro en trance,
y la luna baila entre nuestros ombligos.

El mundo es una nube de polvo y ceniza.

Tus besos me lapidan los parpados
abren mi alma en canal,
levito sobre ti en el orgasmo.

Moriremos en el extrarradio de tu cama,
solo tenemos tierra en las tripas.

Gemimos con el viento,
lloramos sedientos,
reímos ebrios.

Quiero ser el acorde eterno de tu guitarra,
quiero ser la dueña de tus canas.

Te secuestraré entre las alambradas de mi pelo,
somos viento entre el cielo y el infierno.

Anidaremos en el limbo.

Estoy desnuda en mitad del bosque
gritando a los árboles tu nombre.

Se escuchan las sirenas,
creo que ha explotado la guerra.

Si hoy llueve metralla
estaré descalza esperándote en la cama.


15 comentarios:

  1. Pasión, pasión, pasión. Mucha pasión.Y mucha entrega.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuando se hace el amor el mundo, creo que sí, es esa nube lejana. La pasión, y la pasión de la convición dicha en voz muy alta.
    Besos-

    ResponderEliminar
  3. Anarquía y revolución! ;)
    Preciosos versos.

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
  4. Putamadre! Qué hermosa imagen la del bosque.
    Un abrazo y fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Fuego, amor y revolución... Peligroso coctel...

    ResponderEliminar
  6. Espero que no fuera nada importante y que estés mucho mejor de esos problemas físicos, ¿una subida de azúcar en la playa?
    Las manifestaciones no son lo mismo sin ti…xD
    ¡Vuelve con nosotros!
    Besos ;)

    ResponderEliminar