lunes, 21 de mayo de 2012

Caleidoscopio vaginal

Ich will ein Baum sein.




Me gustaría ser un árbol
para que el viento acariciara mi cuerpo.

El balanceo de las hojas,
las venas teñidas de verde.

Los edificios pudren el atardecer.

Se hace tarde,
el corazón se estremece entre mis senos.

Decapitan los sueños,
extirparme la materia gris.

Los enchufes crucificados me miran
y de repente gritan.

Recuerdos de infancia entre las manos,
libros tuertos.

Mis bragas yacen muertas sobre la cama,
mi lengua se evapora como agua.

Frívolos estrangulando al karma.

Mi clítoris es un caleidoscopio extraño
siempre me gime los versos
hasta que muere el veneno.

11 comentarios:

  1. Oh, yo quiero que me giman versos...

    ResponderEliminar
  2. Gemir versos clítorianos. Erotismo exacerbado.
    Precioso!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esa metáfora de la transformación. Verde sangre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. 'siempre me gime los versos hasta que muere el veneno'...Es así...¡y me encanta! ;) Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Podrías ser Daphne, convirtiéndose poco a poco en laurel, dejando atrás la blanda carne para ser corteza, hoja, rama, raíz, profunda raíz enterrada en el suelo. Pero tu clítoris ya no chillaría versos, solo podrías hablar en un susurro de hojas con el viento. Sería una gran pérdida que ya no pudieras escribir más, ni aullar las palabras sobre el teclado. No te conviertas en árbol, por favor. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que no me convertiré jaja... Gracias por la visita y seguiré aullando! Mua!

      Eliminar