domingo, 22 de abril de 2012

El aborto de la metáfora



Una presión insostenible,
el vértigo asfixiaba al silencio.

La versatilidad de cada palabra se enredaba sobre mis lágrimas.

El viento gemía furia,
y las manos se me machaban de sangre en cada verso.

El caos frente al espejo
y el parpadeo de la lluvia incansable.

El fuero interno vomitaba cada letra.

Era el sonido de la ira,
el sonido de la aberración hecha criatura de Dios.

La oscuridad me teñía la lengua
y caí en una espiral de ignominia.

Allí en el suelo sin vida,
la metáfora estaba en quietud.

Mis manos llenas de sangre en cada verso,
y el vómito de las palabras
eran contracciones de dolor en cada letra.

Me destripó la poesía,
mientras una prostituta era violada y engendraba vida.

Cayó la noche y el abismo se disfrazó de terciopelo.

Llamó el aborto a mis ovarios,
y la metáfora se me resbaló entre los labios.


16 comentarios:

  1. Soy un cementerio aborrecido por la luna, dice Baudelaire en sus "Fleurs du mal".

    La metáfora nos salva del rapto, de la violación de Zeus en forma de lluvia dorada o de máscara inocente pero siempre perversa.

    Las palabras no son jamás inocentes. Cortan como cuchillos herrumbrosos. Trepan con murmullo siniestro las tapias encaladas de nuestros sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita reflexión, me ha gustado lo de las fleurs du mal, hay un compositor Vicente Roncero que hizo unas obras dentro de un ciclo titulado también les fleurs du mal :)

      Un abrazo! Y vivan las palabras como armas!

      Eliminar
  2. Hoy dueles querida, como ese aborto en los ovarios...

    Besos hermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecita no quería que le doliese a nadie. Besos bella!

      Eliminar
  3. Una lucha interna, como la creación que es parir o abortar; la tierra, la fémina y el artista convergen en esa entrega estética que tantas veces aniquila múltiples vidas internas y libera entrañas. Luego se inventaron a un Dios masculino.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Joder, dura lectura. Pero agradable reflexión

    ResponderEliminar
  5. Leer esto en cualquier otro momento de estos últimos días me habría consumido por completo. Pero hoy, en este preciso instante, percibo otra interpretación: quedarse vacía en cada párrafo, desaguarte después de cada letra. Pero es como derramarte para volver a coger impulso, para volverte a llenar. Me ha gustado muchísimo la imagen, que viene a proyectar lo que pretendo decirte. Besos, chica de las metáforas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente quedarse vacía es abortar, y la poesía luego me llena, sí es un bucle. Muchas gracias! Un beso efímera!

      Eliminar
  6. Siempre dije que la poesía no se piensa, se vomita... pero la metafora del aborto me gusta mucho más todavia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser mujer, me pareció que nace más de las entrañas :)

      Eliminar
  7. La metáfora es desviación de ruta convencional.
    Es princesa herida de amor o puta vocacional.
    La metáfora a veces es dura como excremento estreñido,
    o es agua límpida y cristalina que fluye libre por un río.
    La metáfora es risa contenida o carcajada explosiva.
    Es un llanto melancólico, o una vida cuesta arriba.
    La metáfora es una búsqueda de expresar un sentimiento.
    Una burda y ruin mentira que engaña un pueril pensamiento.
    La metáfora es tu boca, tu piel, tu mirada...
    Tu orgullosa forma única de dejarme en la estacada.
    La metáfora es la dicha y su hermana la desdicha.
    La metáfora es una musa que se torna siempre esquiva.
    Y es en esas ocasiones en que duele ir a buscarla,
    cuando abortan las matrices y la metáfora se larga.

    Genial tus versos, inspiradores sin duda.
    Un beso enorme, musa licántropa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lazaro, tus versos siempre son bien recibidos con mucho cariño. Me alegra ser una musa. Un abrazo y mil gracias!

      Eliminar
  8. Un aborto y una prostituta son capaces de desbaratar el mundo haciéndolo pedazos.
    Cómo echaba de menos tus sanguinolentas metáforas! Un beso enorme!

    ResponderEliminar