lunes, 5 de marzo de 2012

La lámpara



El extrarradio de mi pensamiento
está sumido en elucubraciones que yo misma desconozco.

La realidad es una gota de lluvia al borde del suicidio.

Mis manos se enredan en tu pelo,
gimiendo se viola al silencio.

Me acaricias el alma en cada orgasmo,
el corazón me tiembla entre tus piernas.

Desfragmentamos nuestros cuerpos
como un cuadro de Poliakoff
y cada metáfora nos empuja hacia el horizonte.

Muere el atardecer presa de un pájaro solitario
me inmolo a diario mientras la hierva erosiona a la tierra.

Me hundo en tu boca.

Cuatro segundos de enfado,
soy la puerta hacia la nada.

La luna extorsiona a la noche
y andan eternas sobre la locura negra,
cantando al vacío.

Se derrumban las paredes presas de euforia,
dejándome caer sobre los cables de alta tensión.

Me salva tu mirada del abismo metafísico,
y ahí estamos claudicando nuestro ser ante la lámpara.

13 comentarios:

  1. ufff yo también quiero dejarme caer sobre cables de alta tensión! ;)
    Como siempre una delicia...xD

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja a ver si nos electrocutamos!!! xD un beso guapa!

      Eliminar
  2. Siempre encuentro imágenes que me dejan trastocado, como esa puerta a la nada. Que sensación de angustia desprende el poema.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta ver como cada uno interpreta cosas diferentes :)

      Eliminar
  3. Uff, qué poemazo. Es justo así como llevo sintiéndome estos últimos días, con una sensación de angustia impagable.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  4. "Muere el atardecer presa de un pájaro solitario..." y el cuerpo de la mujer se funde con la roca, silueta definida en negro contra el rojizo bostezar de las nubes lejanas. Ella está allí, semejante a la sirena de Copenhague, añorando escamas y aletas para volver a ser libre en las aguas. Piensa tal vez en un pasado primigenio, cuando la vida brotaba y era reina del líquido elemento. Hace tanto tiempo que salió a tierra que ha olvidado como nadar; quiso ser humana por el amor de un hombre y ahora ya no puede regresar. Y el mismo hombre que dijo amarla, ha esquilmado su reino de coral, llenando de detritus de progreso el azul esmeralda del mar. Solo le queda llorar y recordar, ser una figura inerte que ve las eras pasar, recortarse cada tarde entre el cielo y el agua como un elemento del paisaje más. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre con bonitas palabras que me sonrojan y me dejan un cálido abrazo de amistad y comprensión. Gracias, muchas gracias por tus palabras tan empatícas. Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. No siempre alcanzo a comprender el sentimiento que mueve tu poesía, pero sin duda me gustan muchas de las frases que escribes y las interpreto a mi manera... y me inspiro... También la foto que acompaña la entrada me hace imaginar cosas... Cuando te leo, descubro siempre una mezcla de las cosas que te importan: el amor. las relaciones, tu feminidad, tus ideas y reivindicaciones, tu preocupación social... Todo se bate y se amalgama en forma de poema y detrás estas tú, verdadera clave del enigma. Gracias a ti por escribir, por comentar y responder... No todo el mundo lo hace...

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Yo también quiero una mirada de esas, que me salven de mí, de todos los abismos. ¡Me encanta!

    ResponderEliminar