sábado, 25 de febrero de 2012

Necesito



Necesito tranquilidad y entre tus brazos respiro,
me hago fuerte y crezco.

Necesito silencio lejos de ambulancias
o ruidos de porras, cascos, botas.

Necesito tiempo que no tengo.

Necesito convertirme en la tinta de Zhang Daqian
y deslizarme sobre el papel como humo efímero.

Necesito volverme loca para no poner una bomba.

Necesito gritar y callar.

Necesito descansar, dormir y volver a salir.

Hablo. Callo. Te beso. Me besas. Gimo. Respiras. Escucho. Leo.
Aúllo.

Prensa = Mentira. Mentira = Prensa.

Corto metáforas en mis venas
y te las sirvo en bandeja.

Escucho gritos desde sus jaulas,
la ceguera crónica es un tópico social.

Cae una bomba en mitad de la cama mientras nos retorcemos de placer.

Soy egoísta porque necesito.
Necesito no ser egoísta.

Perdóname.

8 comentarios:

  1. Evocas montones de sensaciones, muchas de ellas oblícuamente contrapuestas, y la cosa es que se me ha quedado un sabor de boca que me gusta y me intriga a la vez.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias eres la única fiel que me comenta hasta el momento jajaja... igual soy una pesada :S Me gusta que te quedes con esa intriga. Besos!

      Eliminar
  2. Según parece, el estado de paz es un estado de excepción en la historia. La guerra es, entonces, la regularidad en esta historia de brutalidades crecientes.

    Un abrazo, y que la poesía continúe hasta la desgarradura plena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos dan guerra aunque queramos paz :) nunca hay que perder la esperanza! Un abrazo!

      Eliminar
  3. "El amor en tiempos de guerra"... Leyéndote, me a venido de repente esta frasecilla a la cabeza... Será por las circunstancias que se ciernen sobre la ciudadanía estos días... Y ahí estas tu, aullando, reivindicando... y amando. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, sí amor en tiempos de guerra. Y el día 29 la que me espera!! un beso!

      Eliminar