sábado, 19 de noviembre de 2011

Niebla y lluvia entre derrumbes




Necesitamos una ley anti absurdo.

El paso del tiempo en un bucle,
son inmensos círculos los que atrapan mis zapatos y no los dejan avanzar.

Necesito huir a las montañas y perderme para encontrarme.
Mientras, me crucifico en tu mirada.

Mátame, soy artificial como una farola solo alumbro sombras.

Mi corazón late al pulso de medusas.
Sentir el abismo bajo la lluvia de madrugada y ver andamios derruidos.

La puta poesía me persigue.
Me hace ser una esclava libre.

Vendieron la conciencia por lujos innecesarios,
la decadencia se disfraza de tradición.

Vivo en medio del caos,
y la ciudad se tiñe de gris,
piso el asfalto y naufrago en los abismos de tus labios,
miro como hablas y me robas la mirada.

Lobos me olisquean las vertebras
y hacen que las frágiles branquias tiemblen.

¡Perros intentan callarme los versos,
pero los grito borracha de madrugada mientras me quito las bragas,
hago la revolución en mi cama, desgarrándome la garganta!

Se alejan las luces del Norte,
se escuchan los cánticos del Sur.

Todo se difumina como la niebla en mis parpados.
Danzo descalza el réquiem en la cárcel del aullido solitario.

6 comentarios:

  1. Huye a las montañas, huye.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Encantador Mussorgsky, sobre todo, después de experimentar la desesperación que has dejado en tu poema.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Cuando se alumbra algo aparecen irremediablemente las sombras, ¿qué sería de la luz sin la oscuridad? Una sombra indica de la presencia de algo, hay que seguir alumbrando para que eso salga a la luz... seguro que acaba saliendo algo entre aullidos, cantos y versos. Por la ley anti absurdo, no te preocupes, y no lo grites mucho, que seguro que cae en los próximos cuatro años, va a haber leyes anti todo... y el absurdo, por absurdo seguro que entra en sus planes. ¡Viva el absurdo!
    un abrazo silbado bajo la lluvia

    ResponderEliminar
  4. Bien!, digamos lluvia: lluvia.
    Bso!

    ResponderEliminar
  5. A veces hay que huir, sí... la poesía suele ser un escondite bastante reconfortante... para gritar y desgarrarse hasta el alma. Aunque creo que ya lo sabes ;)

    ResponderEliminar
  6. *Ene sí, es la unica opción que me queda.Un abrazo.

    *Bocanegra me alegra que te guste el compositor jeje. Sí, eso es, deseperación. Un gran abrazo!

    *Aka te devuelvo el abrazo bajo la lluvia. La luz y la penumbra son inseparables. No llegarán a ser cuatro años, les doy dos como mucho. Un abrazo.

    *Wolf, lluvia! a ver si arrastra lo malo. Besos!

    *NallA huir si... pero no sé a veces también mola enfrenarse! Abrazos.

    ResponderEliminar