jueves, 24 de noviembre de 2011

Locura




El viento se pudre en mis manos,
los pensamientos naufragan en la lluvia,
y el corazón se hunde en la inmensa soledad.

El barro me tapa los ojos,
y las escaleras se vuelven enemigas eternas.

A veces siento que el abismo me roza el pecho,
me asusta sentirme viva,
porque hay días en los que muero.

Muero en el vacío insondable del alma,
muero cuando mi mirada queda atrapada,
muero; luego pienso.

El alrededor es un desierto de hielo,
me enfrento al espanto cada mañana,
hasta que anochece y me convierto en hija de la nada.

La fama es para los mediocres,
los verdaderos héroes son pobres.

Recubro mi piel de lágrimas
hasta que me miran,
entonces el espejo me chilla, y yo callo.

Las prostitutas inauguran la luna,
y los poetas las visitan a escondidas.

Musas proscritas que trafican con versos,
las metáforas vacías hacen el amor con su significado
y se instalan en mi sexo húmedo.

Se me atraganta la sonrisa
y el silencio cubre el pavimento.

Mis puños están rabiosos
y la incomprensión se instala en mis párpados.

Expiraré al cerrar los ojos y besar tu boca.
Me traicionan los sueños,
pero sigo luchando por aquello que me importa.

Locura, antes de la guerra.

4 comentarios:

  1. Sigue luchando por aquello que te importa! aunque las escaleras siempre son enemigas :) @brazo de brazo

    ResponderEliminar
  2. Diría junto con Julián Ríos, que tu texto lo has escrivivido hasta el último poro.

    !!!!!

    ResponderEliminar
  3. Conforme tengo el ánimo desde hace unos días, tu poema sin duda me alcanza en el corazón como una saeta de hielo. Un beso Loba.

    ResponderEliminar
  4. *Wolf lucharé siempre! malditas escaleras jaja! Un abrazo grande!!

    *Bocanegra hasta el último!! jaja.

    *Lazaro estoy helada porque el mundo es hielo y odio. Un abrazo, cuidate el corazón, a veces siento que yo no tengo. Besos.

    ResponderEliminar