domingo, 5 de junio de 2011

El maniquí humano



Abandoné mi cuerpo al viento.
Empujame donde quieras,
le susurre inquieta.

Y me arrastró sin rumbo,
allí estuve dando tumbos.

Golondrina violeta,
abstraída por el firmamento,
respira entre ruinas amarillas,
detenida inmóvil entre lilas marchitas.

El maniquí humano cada vez más enterrado,
entre arañas metafísicas que comen mentiras,
y las mariposas muertas en pupilas secas,
gimiendo a ras de suelo, volando hacía lo incierto.

-I*-

6 comentarios:

  1. Muy buenos los alejandrinos finales...
    Por cierto, ¿estás realmente en Rusia-mente? Cuenta...!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Estoy en Rusia emocionalmente ja,ja,ja... No sé si me explico, de hecho vivo justamente en la antítesis de Rusia, donde el tiempo es bastante cálido y tal.. En fin.. ja,ja,ja... A veces pienso que estoy destinada a Siberia sentimentalmente... Quizás algún día conozca otro lugar más cálido sentimentalmente hablando. un saludo y gracias por tu paranoia, que a veces me da la sensación de que no hay nadie al otro lado!!!

    ResponderEliminar
  3. Grandiosa la foto danzarina..por no hablar del texto que es tremendo..
    besote

    ResponderEliminar
  4. Gracias Miette, un abrazo querida hada francesa.... Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, la verdad es que mientras lo leía me han venido a la cabeza unas imágenes muy intensas... felicidades por el blog.

    ResponderEliminar