martes, 28 de junio de 2011

Amantes...





Entre los hombres que van tras muchas mujeres podemos distinguir fácilmente dos categorías. Unos buscan en todas las mujeres su propio sueño, subjetivo y siempre igual, sobre la mujer. Los segundos son impulsados por el deseo de apoderarse de la infinita variedad del mundo objetivo de la mujer.

La obsesión de los primeros es lírica: se buscan a si mismos en las mujeres, buscan su ideal y se ven repetidamente engañados porque un ideal es, como sabemos, aquello que nunca puede encontrarse. El desengaño que los lleva de una mujer a otra le brinda a su inconstancia cierta disculpa romántica, de modo que muchas mujeres sentimentales pueden sentirse conmovidas por su terca poligamia.

La segunda obsesión es épica y las mujeres no ven en ella nada conmovedor: el hombre no proyecta sobre las mujeres un ideal subjetivo; por eso todo le resulta interesante y nada puede desengañarlo. Y es precisamente esa incapacidad para el desengaño la que contiene algo escandaloso. La obsesión del mujeriego épico produce a la gente la impresión de que no se ha pagado nada a cambio de ella (no se ha pagado con el desengaño).

Debido a que el mujeriego lírico persigue siempre al mismo tipo de mujeres, nadie se da cuenta de que cambia de amantes; los amigos le crean permanentemente conflictos porque no son capaces de diferenciar a sus amigas y les atribuyen siempre el mismo nombre.

Los mujeriegos épicos se alejan cada vez más, en su búsqueda del conocimiento, de la belleza femenina convencional, de la que se han hartado rápidamente, y terminan indefectiblemente como coleccionistas de curiosidades. Saben lo que son, les da un poco de vergüenza y, para no poner a los amigos en aprietos, no suelen salir públicamente con sus amantes
.’

(La insoportable levedad del ser)

8 comentarios:

  1. Mucho más interesante la breve historia expuesta en voz de mujer que la escrita en clave analítica. Una ha ido a la emoción de la piel, la otra a la tranquila calma del cuerpo racional.

    ResponderEliminar
  2. A mi me resultan las dos formas estimulantes.
    La verdad es que cada vez que conozco a un hombre, lo analizo y lo clasifico según el texto expuesto.
    Ja,ja,ja... He llegado a una conclusión la finalidad de todos es la misma...

    ResponderEliminar
  3. Bonita fotografía, se de alguien que le gustaría encarnarla.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la visita Mr.Spinus, ya sabes mi gusto refinado para las fotografías. Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Me has hecho pensar en la pelicula La coleccionista de Eric Rohmer...Qué buen texto amiga.

    beso medusina

    ResponderEliminar
  6. Gracias Miette tendré en cuenta la película, por fin alguien se fija en el texto jajaja...

    besos hada... eres un amor! :)

    ResponderEliminar
  7. No sé, dentro de lo reduccionista que son las clasificaciones, y que no me gusta mucho Kundera ( apareció la voz discrepante), uno pareciera pertenecer al primer grupo. Solo que considero que todas ellas eran las adecuadas, no así yo:)
    Buenos días, buen beso.

    ResponderEliminar
  8. Me parece genial que haya voces discrepantes, Wolf, si no qué sería este mundo? La diversidad de opiniones es fundamental para un buen desarrollo :)

    Así que tu eras el inadecuado y ellas las adecuadas? Me gusta que seas lírico, a mi los poetas me vuelven loca... Pero para mí se ve que solo hay sitio en la alfombra y no en la memoria poética, en fin... Los amantes épicos son unos canallas, esos no los soporto!!!

    Buenas tardes Wolf, buen abrazo! :)

    ResponderEliminar