domingo, 27 de febrero de 2011

Soy lo que soy (la tortura del egocentrismo)



La música expresa lo que las palabras no pueden. Y en este caso las palabras no pueden expresar lo que siento. Cierto es que yo soy la única responsable de caer en picado sin paracaídas, y de estamparme contra el asfalto. Al observar mis propios restos esparcidos por el gris soleado, no le puedo culpar a él, porque en sus brazos todavía sujeta a otra, que ha su vez está con otro. Malditos bucles, ciertamente son destructivos.

Y él no tenía ningún hueco para agarrarme, así que mi cadáver quedó allí, contemplando la escena fuera de mi cuerpo, imagino que un paracaídas igual hubiese frenado algún tiempo la caída, ahora todo lo que queda es una herida que yo misma he abierto, y algún día curaré. Porque para curarnos el primer paso es querer curarnos, y yo en este caso ya he empezado a darme descargas a ver si resucito de este coma metafísico en el que últimamente ni si quiera las metáforas me rescatan. Me encanta complicarme la existencia con amores improbables, pero ciertamente son los más agonizantes.

Soy lo que soy: ...ser es existir, existir es real, real es ser...

La historia es igual de leve que una vida humana singular, insoportablemente leve, leve como una pluma, como el polvo que flota, como aquello que mañana no existirá.

1 comentario:

  1. Muy interesante tu blog también (participo en Vanguardia Pintoista), y muy interesante vos como persona.

    ResponderEliminar