jueves, 13 de enero de 2011

Efecto-Causa


Pinté esto bajo el efecto de la oxitocina, no creo en castillos en el aire porqué no soy ninguna princesa. Ando sin rumbo, desorientada hasta el día que me tropiece conmigo misma.

“El hombre no llega nunca a conocer la soledad que experimenta la mujer. El hombre permanece en la matriz de la mujer sólo para reunir fuerzas, se alimenta de esa fusión, y luego se levanta y sale al mundo, a su trabajo, a la guerra, al arte. No se siente solo. Está ocupado. El recuerdo del baño en el fluido amniótico le da energía, lo llena. La mujer puede también estar ocupada pero se siente solitaria. Para ella la sensualidad no es sólo una ola de placer en la que se ha sumergido, sino una carga de alegría eléctrica por el contacto con el otro. Cuando el hombre yace en su matriz, ella se encuentra realizada, cada acto de amor es para ella una posesión interior, un acto de nacimiento y parir un hombre. El hombre llega a su matriz y renace cada vez con un nuevo deseo de actuar, de SER. Pero para la mujer la realización no está en el nacimiento, si no en el momento en que el hombre se encuentra en ella.” (Anais Nin, Diario I)


No hay comentarios:

Publicar un comentario