domingo, 12 de diciembre de 2010

Violencia, sexo, y universo.



La violencia responde a impulsos instintivos, igual que la sexualidad. Pero cuando la violencia se vuelve racional, deja de ser instintiva, para convertirse degeneración.

La degeneración es el limite de la pura violencia. El erotismo es la razón del intelectualismo instintivo. El sentimiento es la mancha del inconsciente químico.

La sexualidad es algo implícito en nuestro comportamiento biológico, pero el erotismo se lleva a cabo a través de un razonamiento así es una sensualidad intelectual.

El sentimiento es la mancha del inconsciente químico, es una mancha que no se puede borrar. El humano es y será imperfecto, esta imperfección conlleva una desesperación por ordenar el caos.

Así el humano busca relaciones entre temas diversos que no tienen nada que ver, pero que pretende unir, para crear algo compacto y sólido. Hay muchos ejemplos de esto actualmente, la gente no cesa de buscar unión entre fútbol y política, religión y política, música y religión, fútbol y negocios, alcohol y amistad, sexo y amor...

La gente de nuestro siglo sigue con las mismas necesidades metafísicas que en la edad media, pero a trasformado los lugares y el culto. Las catedrales de hoy son los grandes centros comerciales; los psicólogos, terapeutas y psiquiatras sustituyen a los sacerdotes o chamanes; el dinero y los bancos han sustituido a la inquisición. Todo aparentemente tiene un orden establecido, una jerarquía que ofrece seguridad, una educación, buena sanidad, y tele gratis... ¡No vaya a suceder la desgracia de que alguien piense!

Pero los sentimientos siguen en nuestro interior como algo incontrolable que escapa a toda lógica, que nacen de nuestra parte abstracta que es incomprendida, pero muchas veces se resume a pura química, solo compuestos que hacen reacciones y que escapan de nuestro control, pues debe ser así, porque el caos es vida, y nosotros somos vida.

El universo, nosotros, el todo y la nada, se resume a círculos que danzan, bucles infinitos, el eterno retorno fluye.






No hay comentarios:

Publicar un comentario