viernes, 19 de noviembre de 2010

EL SUEÑO DEL CARACOL




El caracol avanza despacio sobre la inhóspita avenida,
se desfrangmenta entre pisotones de peatones ensimismádos.
La cúpula celeste invade el infinito, y la eternidad es ficticcia.

Escucha el caos del miocardio acelerando.
Calla, no vayas a despertar a la infancia sonámbula de recuerdos.
El amor se sumerge entre lirios de luz y penumbra.

Efímera pesadilla hedonista del ser frágil.
Condicionamiento biologíco, esclavos del delirio.
Melancolía de vivir dormida e ilusión de soñar despierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario