domingo, 31 de octubre de 2010

El Eterno Retorno



La madrugada nos hace esclavas de la fina lluvia que arrastra el maquillaje por toda la avenida. Nosotras somos amigas, nunca rivales siempre sinceras. La embriaguez desfragmenta el dolor en estupideces. La paranoia constante se transforma en palabra: oxitocina.


El ambiente es envolvente, todo fluye y da vueltas. La sensación de falso control conduce al nirvana, dejamos de contar las copas y los vasos, el vértigo se convierte en un estrépito arrebato.


Desinhibición parcial de la realidad, risa exaltada por una contradicción constante, electrizante. Vidrio dorado, me dejo llevar. Entramos en aquel bar.


Un desconocido aparece en la tragicomedia nocturna sin saber de mi funesta desdicha, se producen unas miradas, unas palabras. Sonrisas nocturnas de cara a cara. Te acercas sigilosamente y las palabras fluyen se transforman, la música es abrumadora, nuestros cuerpos se acercan vertiginosamente, somos extraños pero ¿quién no lo es hoy en día?

Por una fuerza extraña o magnetismo cósmico se rozan nuestras manos, y surge una tensión física, continúa las palabras cada vez más abstractas, rodeados de bullicio y solos en el mundo, así está todo de jodido.


Rodeados de gente, música, ruido, huimos a nuestros labios sin contemplaciones ni dilaciones se produce un beso tras otro dejando todo atrás, sin importancia...Silencio solo tú y yo... Mísero hedonismo, todo es relativo.

Al separase nuestras bocas, volvemos al eterno retorno rodeados gente, música y falsa alegría.


Sin más nos alejamos para nuestros caminos opuestos, nos distanciamos entre el bullicio, yo con las mías y tú con los tuyos, todo tiene un orden establecido, por eso adoro el caos personal que creo en mi estado emocional.


El eterno retorno no concluye, cada una de nosotras pisamos el asfalto, nuestra tribu es de paso firme, el frío de la mañana no nos detiene. Somos bohemias, locas, altruistas, inconformistas perdidas en la red nocturna de la ciudad insomne, que vuelven a la realidad del piso 14.

No hay comentarios:

Publicar un comentario