martes, 7 de septiembre de 2010

La esencia se va por el desagÜe


Escupo, reducto, insulto,

néctar selecto, imperfecto eructo.



Mi corazón en un puño,

tu puño lo aprisiona hasta asfixiarlo, odio recordarlo.



A tropezones folios engullo, todo es un barullo.

Noviembre gris cuando nací, hoy es otro morir.



La vida me viene grande, no es en balde,

no intento dar la talla solo ajustarme a lo bueno

y saber llevar lo malo, sin embargo me embarga

un sentimiento nefasto, me das asco.



Necrópolis absurda, absorta en alcohol

desahogos del corazón, gritos del alma,

conservar la calma.



Plasma inquietudes la chica rara, extraña.

Dicen de ella que es puta y santa, bruja y beata.

Bocas que no hablan y odios que no oyen,

que os jodan mudos, ciegos y sordos,

sociedad de incompetentes, dementes,

no se me caen todavía los dientes. ¿COMPRENDES?




No comprendas, con esas prendas,

desaparece de mi vista, esto es algo altruista,

genocida de rimas, adicta.

Atento contra tu moral, integridad, falsa lealtad.

¿Qué más da? Me desquicio en este sitio hace demasiado frío.



Ya no me quedan sonrisas, me las robaste

y con ellas te llevaste la peor parte.


El silencio se hace cómplice, la soledad mi amante

y manipuladores sentimentales dan cursillos a raudales.



Se complica mi existencia porque no encuentro la esencia
que se fue por el desagÜe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario