lunes, 16 de agosto de 2010

Misero Hedonismo



No dejo de inquietarme en la noche sombría,

es tu ausencia lo que me perturba.

El silencio se hace estático, profundo.


Llaman a la puerta, no es nadie,

como de costumbre mi soledad me abraza, me rodea,

y la ansiedad se adueña del lugar.



El poder del pensamiento nos corrompe,

mi mente es invadida por tu recuerdo, me asusto, decido huir.

Me protejo por metáforas numéricas, despisto a mi corazón,

la ignorancia me hace feliz, te hace feliz.

La mediocridad se sustituye por barras de bar y caricias robadas.

El deseo está en los labios, y el cuerpo deja paso al hipotálamo.



Hedonismo rodeado de miseria, corazón estúpido.

Deja que me acerqué, déjate llevar. No hables.

Dejemos que pase lo que tenga que pasar.

Pero la represión invade nuestra razón.

No puedo luchar contra el impulso, y surge la desesperación.



Calla... No hacen falta las palabras, solo estamos aquí, ahora.

El mañana es desconocido, y no importa.

El futuro es divagar.


La última rosa del verano es un regalo.

Los errores son impredecibles, y las catástrofes imbéciles.

Cuando los cuerpos se entrelazan y la respiración va al compás,

surge la mágica música de las almas.



Pensamos en lo que no pudo ser,

y sólo queda el consuelo, la añoranza, la nostalgia.

Queda una falsa alegría, un sabor amargo, un adiós inesperado.




http://www.youtube.com/watch?v=DEaDj6TXiQQ

No hay comentarios:

Publicar un comentario