jueves, 22 de julio de 2010


Nocturnidad, contemplación, y pompas enormes de jabón.



Felicidad inerte, que se escapa como las caladas robadas. Risas autómatas, silencios cómplices, ruidos ametralladores, perturbadores. La elegancia desaparece y sólo queda el alcoholímetro. Recuerdos, palabras que se escapan a los hechos.


Perros sin dueño, auto engaño continuo que es exponencial a la cantidad ingerida. Todo es destrucción, no hay futuro, sólo supervivencia, instinto de lucha. Falso mundo, idiota, estúpido.


Pienso, luego existo. Respiro, puesto vivo. Pero la realidad se deshace en pedazos, trozos de puzzle, el examen es inconcluyente. Filósofos de cartón y tinta. Filántropos de hueso y cerebro. Humano animal extraño, orificios perforados.


Párpados involuntarios, miradas destructivas, égloga sin rebaño, nao sin destino, epístola sin mensaje, naif incoloro. Sentido catastrófico, ilógico.


Esperanzas diluidas en licor, caricias de la sinrazón, pompas de jabón.


Nocturnidad, estelar circunferencia la que me envuelve, ángeles se aguardan de mi alma, menos mal que tengo alas que me cubren las espaldas. Decibelios, declive, la vida me viene grande, no intento dar la talla sólo ajustarme a lo bueno y saber llevar lo malo, sin embargo miento si digo que no me quejo.


Calla, calla, no hables, no hace falta. Sólo escucha. Nocturnidad, contemplación y enormes pompas de jabón que fluyen hasta que en un instante explosionan, desaparecen, huyen de la realidad.

http://www.youtube.com/watch?v=90x71zzcYH4&feature=related

No hay comentarios:

Publicar un comentario