lunes, 19 de abril de 2010

Autopsia poética


Luz y Penumbra,
diagnóstico de mi propia angustia:
Silencio estático que emerge de la nada,
hipócresia que se difunde tras nubes de ignorancia.
Esencia perdida entre escombros de libertad.
Un sussuro, un suspiro, un instante,
es la muerte y es la vida,
es poesía.

Excéntrica, loca, irritable,
sensible, niña, ilógica, pesimista,
extravagante, pero humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario