miércoles, 7 de diciembre de 2016

Niebla

Tiran niebla
para que los ojos tapados
no vean
no sientan.

Y yo ando empeñada
en pintar de amarillo
los árboles
y cada centímetro de ti.
En provocar
un invierno
tardío y ambiguo.

En desgarrar las entrañas
de cada edificio
hacer un abrigo
y tapiar cada herida
con las suelas de los zapatos.

Un día arrastraremos
toda la niebla
debajo del sofá
y el tiempo
no será más
que ladrillos en la boca.




 Tu ausencia es lluvia.
Así de hermosa, así de jodida.
Nos moja hasta los huesos,
pero estoy segura que ahí andas.
Las persianas a media asta
los cristales empañados de ceniza
y cada gota es tu corazón
gritando te amo.


*


 Llegan palabras a mí
que no son tuyas
sin embargo
te siento leyéndolas
como cuando era pequeña.


*

 Eres como la naturaleza
siempre irrumpes
en mitad del caos.


*

 Y daré abrazos
hechos de viento
a ver si te llegan.

*

 Los cristales
chorreando de polución.
A lo lejos una sinfonía
dividida entre
amor y neumáticos.
El olor del asfalto mojado
se impregna
en los ojos enraizados
de los pasajeros.


*

 El agua
se enquista
en el corazón-ventana.

Y cada gota
es una arruga de tiempo
añorando libertad
de paraguas.


*

 Y cuando no queda
más entereza
que piedras entre los dientes
hacer un corta fuegos
para que la violencia
de los no besos
quede sumida
en pozos de locura y barro.


*

 La vida es
una torre de arena.
Hay que tener
cuidado con el viento.

Soñadores

El clamor
de los enchufes estropeados
se siente
teñido de estatuas
deidades desconocidas
que dejan la palabra amor
en segunda fila
al fondo
detrás de las cajas
detrás del cuarzo punzante
al lado de un foco
que sólo ilumina
la oscuridad perpetua
en los ojos de la lluvia
en los ojos del fuego fatuo
en los ojos de la madre selva
en los ojos de la revolución
y las manos
hechas de arroz y barro
se funden en abrazos cruz.

Así los espejos 
nos retiran la palabra
esquina
gruta.

Porque el sueño
no existe sin soñadores.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Resistencia

La fuerza
es mancha
precipicio
estrategia
para no ser.

Porque más allá
del paso de cebra
peldaño
lenguas de asfalto
corazón conglomerado
adoquines tibios.

Más allá de eso
quiero ser estorbo
para aquellos
que doblegaron
nuestras uñas y dientes
para aquellos
que desde la comodidad
oprimen 
el bostezo insurrecto
la sonrisa cínica.

El amor
no debería sobrevivir
en clandestinidad.

Y cuán triste es
promoverlo
desde aquí.

Así es como
escupimos
los hijos del insomnio.

La resistencia
está hecha de
ojos abiertos
belleza cotidiana
palabras amputadas.

La resistencia
es igual de fuerte
que unos cuantos
hilos despuntando
fuera de la guía.

martes, 29 de noviembre de 2016

La noche

Llevamos el egoísmo
en el pulmón izquierdo.

Me gustaría amanecer descalza.
Sin patria.
Sentarme en un portal.
Ver cómo tus ojos se funden
ajenos en los míos.

De pequeña mi padre
me leía cuentos.

Las farolas secas de amor
se arrastran por tu sombra.

No soy feliz con nada
hasta las baldosas me escupen.

Me abro a la vida
aunque sea arrastras
y colgaré
y colgaré
de tu pecho
guirnaldas hechas
de tripas corazón. 

De noche con
un bolígrafo cuchillo
vuelvo a ser yo.

Contemplo las luces
del edificio de enfrente
parece que la civilización
está sumergida
en un acuario de cemento.

Hace tiempo
que quiero salir de aquí.

Aspiro a la nada
mi objetivo
es vivir tranquila
en un eterno domingo de invierno.

Como me gustaría
darte un abrazo
y dejar huellas
en toda tu alma.

Las noches en soledad
son amables ancianas
que viven sin luz ni agua,
son las escaleras vacías
de un hospital,
son las escuelas destruidas
por la guerra.

Las noches en soledad
son tus párpados
gritandome
y si nos quemamos-besamos
que nuestras cenizas
construyan
un puente de hierro.

lunes, 28 de noviembre de 2016

PROCLAMACIÓN


Llevo dos días
escuchando el eco
de Jhonny Cash
en la nuca
detrás de la puerta
y hasta en la suela de los zapatos.

Los escombros
de abrazos
se acumulan
en la sala de espera.

Quiero abortar un poema
poner en pausa mi vida.

Escucho de fondo a los pájaros
murmurar algo
como versos en tus costillas.

Y siento
el tráfico en la piel.

Respiro humedad
me crecen raíces
por dentro.

Te acaricio la espalda
sin que te des cuenta
soy
el escalofrío recorriendo tus vértebras.

Me siento
intermitente
bombilla fundida
palabra claudicada en tu boca
falta de ortografía
desconocida
carnet falso
libro cerrado.

Voy a inyectarme música
por los cuatro costados
a ver si reviento
y como
una erupción volcánica
salgo hecha de lava
pero ahora
pero ahora
el océano
es demasiado oscuro
y las profundidades tan terroríficas
me asustan
persiguen
engullen.

Hay días que son
mi muerte.
Me hago un funeral bonito
con claveles, lilas, orquídeas y lirios blancos.
Me entierro bajo la sábana
y siento mi cuerpo
como un altavoz apagado
como una llama indolora
restos de pupilas cerradas
restos de carne cruda en el microondas.

No te acerques demasiado
que engullo cualquier atisbo de luz
soy el agujero negro
que perfora cualquier estrella
soy la loba solitaria
decapitando a un ciervo inocente
en mitad del
profundo
solemne
respetuoso
silencio del bosque.

He derramado
tanta sangre
tantas lágrimas
que todo parece inverosímil
que todo parece agua negra
charcos de vacío
y tres tiros en un vaso
pinzas de tender suicidas
platos escondidos debajo de la mesa
cortinas de polvo en los ojos cerrados.

Proclamo la NO PERMANENCIA.


martes, 8 de noviembre de 2016

Ganesha


Párvati que significa "hija de las montañas" es la diosa que representa la energía cósmica, y es la esposa de Shiva, el dios destructor del universo.
Los polos opuestos unidos el cosmos y su destrucción bailando en círculos. Amándose.



Párvati concibió sola a Ganesha porque necesitaba alguien obediente que la respetase ya que todos adoraban al temeroso Shiva. Entonces decidió crear a Ganesha. Cuando nació demostraba ser una criatura muy cariñosa con disposición absoluta a su madre, y con gran honor aceptaba todas sus órdenes y las cumplía sin rechistar.

Ocurría a veces que la diosa Párvati deseaba quedarse sola en su palacio. Entonces colocaba al buen Ganesh al lado de la puerta, diciéndole que no dejara pasar a nadie sin su autorización. Así tenía por seguro que nadie la molestaría sin su consentimiento, inclusive su esposo Shiva.

Pero un día Shiva, que deseaba ver sin tardar a su bella esposa, quiso entrar en el palacio de la diosa.
Tal y como Párvati le había ordenado, Ganesha estaba haciendo guardia en la puerta de la casa procurando que nadie entrara a molestar a su madre.
Ganesha, que siempre respetaba la consigna, preguntó a Shiva por la autorización que debía tener de su madre; y al ver que su padre no la tenía, le negó la entrada.

Furioso y lleno de ira Shiva sacó su espada y con un solo golpe hizo saltar la cabeza de su hijo. Ésta rodó por una pendiente, desapareció y sólo quedó delante del palacio el cadáver decapitado.

Párvati quedó sumamente afligida y desolada. Entonces Shiva, no pudiendo soportar la tristeza de su bella esposa, prometió sustituir la cabeza del recién nacido por la del primer ser vivo que oportunamente pasara por delante en su amplia selva a condición de que el animal no fuese con su madre. Y el único ser vivo, recién nacido, que no estaba a los regazos de su madre, el único ser vivo que cumplía los requisitos, el único que encontró solo fue... un elefante.

Entonces Shiva puso en Ganesha la cabeza del elefante y lo devolvió a la vida, para la alegría y consuelo de su madre Párvati diosa del cosmos.

Ganesha es hija del cosmos y al mismo tiempo de la destrucción del universo. Ganesha lo une todo, es el todo. Por esto justamente se le considera el dios de la sabiduría, de los caminos y de las letras. Así mismo, representa la armonía entre el hombre y el universo en una simbiosis perfecta. Este dios sonriente siempre aparece acompañado por su montura. La fuerza del elefante queda así asociada a la habilidad del minúsculo roedor, una alianza inédita destinada a vencer todos los obstáculos de la existencia.