domingo, 14 de mayo de 2017

GRITO DE GUERRA



La eterna voz velada de las hormigas
se retuerce en los barrancos
de piel arrugada
en estrías de lengua tapiz
y caen despacio del cielo
lagunas de su martirio
aquel tormento granizo
que apagaba con piscofármacos.

Heridas color púrpura
dibujadas en techos
de habitaciones anónimas
paredes rostro pálido
y caen despacio del cielo
cánticos reptiles
que trepan por la pierna
hasta el océano
quema ropa.

Tengo el pecho
cubierto de saliva
y caen despacio del cielo
mis antepasados
una consecuencia
de gramos azar
en la pecera tierra
dónde las niñas me gritaban fea
dónde los niños me gritaban fea
dónde ahora yo les grito.

Les grito
hasta quedarme lluvia
deshacerme soplo
y con un par de cuerdas
ataré mi cuerpo redil
bajo el manto caricia
reclamo insurgente
de todos los nudos
que crecen de nuevo.

Y los lazos
serán entonces
una extensión
de mis brazos dibujados
en el horizonte de la muerte
por todas las veces
que me ha matado
ahora
y sólo ahora
seré desastre cáustico
vientre aborigen
grito de guerra.

Deshilar palabras esquirla


Es tan difícil
deshilar
los abrazos
cuando se marchan
que mi madre
me regaló
un costurero
aunque yo
ni siquiera sé coser.


***

Las palabras
se sumergen
y casi nunca nacen
normalmente
abortan.

***
Derrumbar
el orden aleatorio
de las cosas.
Engendrar caos
y que se propague
como el incendio
de tu boca
dónde muere
toda esquirla.

martes, 9 de mayo de 2017

Cuando mi perro duerme



Cuando mi perro duerme
los cristales de porcelana
quebrados
despiertan.

Las sombras
lo amantan
bajo el manto azabache.

Cuando mi perro duerme
todas las calles
son de arena
y distingo
una balsa
encallada
que el agua
sigue llamando
sigue llamando
y solo
el viento
responde.

Cuando mi perro duerme
el techo
repleto
de lámparas
parpadea
en un intento de huida.

Cuando mi perro duerme
barre los escombros
de la existencia.

RUEDA DE PLEGARIA

Del agua brotan
los ojos del cuervo
en sal marchita y
la rueda de plegaria
la rueda de plegaria.

Una hilera
de cirios
nos conducen
a la cárcel.

Allí se acumulan
las alas de los Ángeles caídos.
Están en fila.
Visten de azul cobalto.
El color de
las plumas
desteñidas
por la contaminación lumínica.

Les abrazo.
Uno a uno.
Les abrazo.

Observo la quietud
lluvia sin vientre
lapidación
línea sombría
silencio enquistado
piernas mudas.

Nada mejor
que el caos
para bañar
mi cuerpo.

Nada mejor
que el caos
para bañar
mi espíritu.

Y en silencio
y en silencio
y en silencio
vuelvo al principio.

Encerrada
en el laberinto
de tus ojos
cerrados.

Lo primitivo

Lo único
innato
es la nada.
Por eso ella
es mi única
aspiración.

***

El lenguaje como
desobediencia.
Regresar al origen.
Lo primitivo.

***

Cuando el recuerdo
se viste de cuchillo
solo corta el tiempo.

viernes, 5 de mayo de 2017

Hijas de la serpiente

Arrancadme horizontes
y que las lenguas
de los muertos
se vistan de color
mujer violada.

Nómadas de espíritu
escupimos vaho
en otros cadáveres
para sincronizar
la respiración maldita
como incienso
propagamos humo.

Nos engendraron
en el mismo
vientre
de piel escamada.

Somos hijas
de la serpiente.

Identidad, Renuncias y Huida

Todo aquello que acumulamos
detrás de la identidad
no son más que colores primarios.

***

Renunciar
a palabras
que deben dormir
en el fondo
de los calcetines,
debajo de los zapatos
nunca hay nadie.

***


Baldosas sucias
se mecen
en árboles dormidos.

Camino despacio
para no despertar.
Huir de la
inmediatez.